Por |Published On: 1 septiembre, 2021|Categorías: Uncategorized|Etiquetas: |

 

La energía solar es una de las que más ha crecido en los últimos años, al disminuir los costes de la electricidad y ser una energía limpia y sostenible con el medio ambiente. En esta actualidad marcada por la innovación tecnológica, este tipo de energía es una de las que más se están beneficiando.

¿Cómo funciona la energía solar?

Antes de pasar a explicar cómo funciona la energía solar, debemos aclarar el concepto. Este tipo de energía es renovable y se obtiene, como veremos a continuación, a partir de la radiación electromagnética procedente del sol. Es sostenible con el medio ambiente debido a que se obtiene de un modo inagotable y completamente natural. Además, se trata de una de las energías renovables que son más sencillas de producir.

La energía solar, como su nombre indica, procede del Sol. El Sol emite fotones, actuando como un reactor nuclear creado de forma natural. Los fotones, a su vez, consisten en partículas elementales que contienen energía en su interior y viajan a la velocidad de la luz en dirección a nuestro planeta.

El siguiente paso que se produce es que se liberan los electrones de los átomos al entrar en contacto con las placas solares. Los paneles cuentan con células fotoeléctricas que tienen un circuito eléctrico con conductores hacia los polos positivo y negativo de dicha célula. La electricidad se genera cuando circulan, por el mencionado circuito, los electrones.

En el caso del autoconsumo, lo que se lleva a cabo es una instalación solar térmica que contenga una temperatura baja. Así, se toma la radiación solar con captadores solares en una parte a la que le dé el sol en el edificio o en el tejado de la casa. Se convertiría en calor la energía solar capturada y, para generar electricidad, se haría circular por un circuito de tubos metálicos que crea energía suficiente para los usos habituales del hogar.

¿Cómo generar la energía justa que consumo?

La mejor forma de calcular la energía justa que consumes es que un experto te asesore sobre el tamaño de la instalación. Si tienes la instalación conectada a una red privada de consumo, la energía que no consumes se vierte directamente a la red y, si necesitas más, la cogerías de ahí. Si es con acumulación, se acumularía en baterías que puedes usar posteriormente si lo necesitas.

Para calcular cuál es el tamaño de la batería adecuado para tu autoconsumo, tienes que tener en cuenta varios factores. En primer lugar, el número de días de autonomía, que en el caso de que tengas una vivienda propia aislada tiende a ser de cuatro a seis días. Por otro lado, tienes que conocer cuál suele ser tu consumo eléctrico por días y cuál es la radiación social disponible. Además, debes considerar la profundidad de descarga máxima que tenga la batería.

¿Si genero más puedo almacenarla o tengo que verterla a la red?

Si generas energía de más con tus placas solares, no tienes por qué verterla a la red de distribución, sino que puedes almacenarlas en baterías para autoconsumo, teniendo en cuenta los consejos anteriores para calcular el tamaño que necesites. No obstante, siempre te recomendamos que, si quieres sacarle el máximo partido a tu instalación, contactes con un instalador solar que te asesore y que esté cualificado.

El único caso en el que la energía no consumida se vierte directamente a la red es en el autoconsumo directo. Si quieres almacenarla, es mejor que optes por el autoconsumo con acumulación. En cualquiera de los casos, no obstante, con las placas solares acabas ahorrando costes en electricidad que, dependiendo del supuesto, oscilan entre un 60 y 80 % de ahorro.

¿Cómo funciona la compensación de excedentes?

Cada vez más personas se plantean instalar placas solares, pero es aquí cuando surge la pregunta de qué pasa con el autoconsumo con excedentes. El funcionamiento es un proceso bastante sencillo. Cuando has generado más electricidad de la que consumes con tu instalación fotovoltaica, se producen los excedentes. Estos pueden hacer que recibas una compensación económica de tu comercializadora, como te vamos a explicar en el siguiente apartado, siempre y cuando lo viertas a la red y con límites.

Al final de cada mes, tu distribuidora de energía registrará la actividad que ha tenido tu contador, teniendo en cuenta tanto la consumida como la que has vertido a la red. Para poder acceder a la compensación por excedentes en el autoconsumo, tienes que cumplir unos requisitos: que tu fuente de energía sea renovable, lo cual se cumple al ser solar, que la potencia que tienes instalada no sea mayor a 100 kW, y que la instalación no esté sujeta a otro sistema adicional de carácter retributivo.

¿Qué pasa si genero más energía de la que consumo?

En el caso de que generes más energía de la que consumes, una primera opción es la que te hemos mencionado de almacenamiento en baterías, para obtenerla en caso de necesidad. Sin embargo, si continuamente produces más de lo que gastas, otra opción es que negocies el precio por kilovatio (kW) en relación con la energía que viertes a la red, esto es, en el caso de que no la almacenes.

Sin embargo, con respecto a negociar los excedentes, debes saber que hay un límite. El máximo que descontará la comercializadora de tu factura de la luz será el de tu parte variable, que suele rondar en torno al 75 %, aproximadamente. De aquí la importancia de dimensionar tu instalación con el asesoramiento de expertos. Si te pasas, le regalas energía a la red y, si no tienes suficiente, no podrás cubrir las necesidades de tu hogar.

La energía solar es, por tanto, una fuente renovable en auge que cuenta con una instalación fácil y cada vez más expandida. Lo que hace dudar a muchos consumidores son los excedentes que se generan en el autoconsumo. Sin embargo, es posible tanto verterlo a la red y recibir una compensación dineraria de tu distribuidora, como almacenarla en baterías para usarla cuando lo necesites.

¡Comparte!

Leave A Comment