Por |Published On: 18 febrero, 2021|Categorías: Cambio climático, Sostenibilidad|

 

En los océanos ya hay cientos de islas de plástico y, algunas de ellas, son más grandes que nuestro país. El impacto medioambiental que está generando este material es devastador a nivel mundial, por lo que cada vez urgen un mayor número de medidas para abordar el problema e intentar revertir el proceso que, por ahora, sigue incrementándose sin freno alguno.

La amenaza del plástico para el planeta

El plástico es uno de los materiales más utilizados a lo largo del último siglo. Se trata de un material muy versátil y flexible que, además, es muy económico. Por estas razones, en este último siglo su producción ha ido en aumento. Sin embargo, cuando consumes masivamente este material derivado del petróleo, inundas con él cada rincón del planeta y generas su deterioro en gran medida.

La mayor parte del plástico que se lleva consumiendo desde el siglo pasado se ha convertido en basura que ya nadie utiliza, es decir, es un material que en líneas generales no se ha reciclado. Un dato que debes conocer es que, solo desde mediados del siglo pasado, se han generado más de 9 billones de toneladas de plástico que luego se desecha. Es decir, tenemos una producción y un consumo de plástico que propician que este material se genere a un ritmo mayor del que se descompone o reutiliza, lo que se ha convertido en un problema medioambiental.

Las islas de basura

Como ya te hemos comentado, hay islas de basura de plástico flotando en los océanos, algunas de ellas de un tamaño mayor al de nuestro país. Actualmente, se han detectado cinco de estas islas distribuidas por todo el planeta; están contaminando mares y costas e influyendo negativamente en la vida marina. Ya existen numerosas pruebas documentales de ellas e, incluso, poco a poco se comienza a conocer la ruta que siguen alrededor del planeta.

Impacto terrestre y aéreo

Si bien siempre se habla del impacto del plástico en los océanos, lo cierto es que afecta a todas las superficies del planeta. De hecho, has de saber que una de las zonas más comúnmente afectada es la superficie terrestre, seguida de la aérea. El siguiente dato te resultará impactante: el plástico es un material cuyo proceso de degradación lleva más de mil años. Mientras tanto, a lo largo de ese período de tiempo genera numerosos daños en los ecosistemas de todo el planeta.

Lo mismo ocurre con el aire, puesto que la contaminación que genera en el ámbito terrestre acaba afectando al aire y haciendo que respiremos partículas contaminantes. Este problema es uno de los más graves en cuestiones de salud a lo largo de todo el planeta, tanto por el hecho de las toxinas que por sí la contaminación terrestre de plásticos suelta en el ambiente como por la realidad de que muchos de esos plásticos acaban siendo quemados y generan una gran contaminación.

Falsas soluciones al problema del plástico

Muchas personas creen que los vertederos son la solución al problema de los plásticos, pero no es así. Cuando estos materiales se canalizan a través de la basura que desechamos, estamos produciendo, casi siempre, una cantidad mayor que la que la mayoría de los depósitos masivos pueden soportar. Ante esta falta de capacidad, acaban generándose lixiviados y toxinas que se liberan en el aire y generan problemas medioambientales. También dañan los mantos acuíferos.

Otro problema que ya viste mencionado en el apartado anterior es la incineración del plástico. A menudo, se quema y se piensa que así desaparece y se acaba el problema del plástico. Sin embargo, las toxinas que se liberan no solo perjudican gravemente al medio ambiente, sino que además son unas de las sustancias más tóxicas la ciencia ha estudiado. Como ves, tampoco es una solución, sino más bien un perjuicio.

Los plásticos también te afectan a ti

Es posible que pienses que el problema de los plásticos no te afecta, pero no es así. Incluso si vives en la montaña o en una ciudad muy limpia, el impacto ambiental que está generando la producción de plástico te está afectando. Nuestro sistema está completamente conectado, por lo que el enorme problema del plástico en el planeta ha llegado a todos los rincones y este compuesto está acabando poco a poco con la vida del planeta.

Por ejemplo, en el caso de las islas de plástico en los océanos, muchos desechos llegan a ser consumidos por los peces o estos animales ingieren sustancias tóxicas que han acabado en el agua y en su propia alimentación. Este problema afecta a la práctica totalidad de los animales marinos, por lo que al consumirlos tú, también te está afectando. Aunque sea en menor grado, al final, todas las acciones van sumando, también en todo lo que se refiere a nuestra salud.

Soluciones que sí son reales

Desde hace un tiempo, comienza a haber un mayor número de campañas para promover la reducción del consumo de plástico y crear conciencia en la sociedad. Los organizadores de dichas campañas asumen así un papel de responsabilidad social a nivel mundial. La preocupación por el impacto que el plástico genera en el medio ambiente ha propiciado que la reducción de su uso sea hoy una tendencia corporativa. La acción de las empresas influye de forma muy positiva en el problema, pero también es recomendable que empieces a reducir tu propio consumo en casa, ya que cada acción cuenta.

Reciclar también puede ayudar, si bien solo acaba siendo reciclado en torno a un 9 % de los plásticos que se desechan. Aun así, todo va sumando. Otra opción para abordar el problema es que reutilicemos los plásticos nosotros mismos en casa, ya que este reciclaje es mucho más directo y efectivo. Poco a poco, podemos ir llevando a cabo unos cambios que sean más tangibles.

El impacto medioambiental de los plásticos es un problema a escala mundial que está en nuestras manos revertir. Cada vez hay más empresas que se suman a reducir su consumo y realizar procesos más sostenibles, pero todo debe empezar por nuestras propias acciones individuales.

¿Qué puedes hacer tú para revertir estas consecuencias?

Desde Onerz te invitamos a reflexionar sobre el valor a largo plazo de las cosas que compramos y apostar por un consumo responsable en nuestros hogares.

Descubre cuánto estás impactando en el planeta calculando tu huella de carbono con nuestra calculadora de impacto, porque creemos que ser consciente de tu impacto es el primer paso para combatir el cambio climático.

¡Comparte!

Leave A Comment